Google+

Tarta de queso y chocolate blanco


Categoría:  Tartas y bizcochos       Tiempo de Coccion: 45 - 50 min 


Ingredientes:

1. Galletas María Doradas (un paquete y medio)
2. 1 tarrina de queso Philadelphia grande (350g aprox.)
3. 3 tabletas de chocolate blanco (Milkybar) de unos 75gr cada una.
4. Mantequilla para la base de la tarta
5. 200ml de nata para montar (35% de materia grasa)
6. Mermelada de frutos del bosque para la cobertura
7. 3 huevos
8. Vainilla
9. Azucar moreno (para la base de la tarta)
10.Canela molida

11.Molde de unos 26cm de diámetro y unos 5cm de alto

Preparación:

BASE DE LA TARTA

Para empezar, necesitamos hacer la base de la tarta, con la galleta molida.
Emplearemos la batidora, Thermomix o similar. Vamos añadiendo poco a poco las galletas
(medio paquete más o menos) hasta dejarlas con textura de arena gruesa.

Ponemos el horno a calentar a unos 180ºC, mientras vamos preparando la base. Ponemos un recipiente con agua en el horno para que se vaya calentando también



PREPARACIÓN DE LA MASA DE LA BASE

Añadimos el paquete y medio de galleta triturada en un recipiente amplio y derretimos
medio paquete de mantequilla (125gr aprox) en el microondas; hasta que quede líquida
pero sin que llegue a hervir.
Es mejor que quede algún trozo sin derretir y trabajarla fuera del micro para que se

deshaga del todo.



Cuando esté derretida la mantequilla, le añadimos una cucharadita muy pequeña de vainilla líquida. Antes de verterla sobre la galleta, le añadimos a la galleta triturada una cucharada rasa de canela en polvo y otra generosa de azúcar moreno.





Trabajamos la masa con una cuchara durante un rato. Hasta que se integre todo y
la galleta tenga un aspecto como de haber sudado.

Es importante que se mezcle todo bien y que no queden pegotes. La masa tiene que
quedar suelta, pero de manera que si la apretamos con la cuchara contra el recipiente, se quede pegada y no se desarme.

Untamos el molde generosamente con mantequilla.
 


Vertemos la masa a lo largo de todo el molde, repartiéndola por paredes y fondo. Con un
vaso de culo plano u otro utensilio similar, se irá aplanado la masa contra el fondo del

molde y contra las paredes.



Cuando terminemos de repartirla, la masa ha de sostenerse por sí misma en el molde



Lo revestimos con papel de albal para evitar que la galleta se tueste demasiado en el
horno y reservamos en la nevera, mientras preparamos el relleno.

PREPARACIÓN DEL RELLENO.

En un recipiente de batidora añadimos los 3 huevos, la nata líquida, de una a dos cucharadas de vainilla líquida (al gusto) y la tarrina de queso Philadelphia.
Batimos todo a velocidad baja-media hasta que se hayan incorporado todos los ingredientes.



Apartamos el recipiente de la mezcla y nos ponemos a preparar el fundido de chocolate.
En un recipiente partimos las tres tabletas en onzas y lo metemos al microondas poco
tiempo. Es mejor tenerlo que meter un poco más a pasarnos.
El punto correcto que tenemos que dar al chocolate es aquel en el que todavía no se ha
derretido. Tendremos que trabajarlo con una lengua o espátula para que se termine de

derretir con el calor residual.


Cuando tengamos el chocolate derretido, sin trozos. Se añade a la mezcla anterior de
huevos, queso, nata, etc. y batimos otro instante a velocidad baja.
Hay que ser rápidos para evitar que se empiece a solidificar al añadirlo.
Vertemos el contenido de la jarra sobre el molde con la base, pondremos una cuchara

para evitar que al caer levante la masa.



Metemos la tarta al horno, que habremos bajado a unos 150ºC o 160ºC, en el momento
que lo cerremos. Con calor por arriba y abajo.
Si el horno dispone de aire, es mejor activarlo. Colocaremos la tarta a una altura baja,
para evitar que se dore demasiado.

Tendremos que dejar la tarta de 45min a 50min en el horno.



Veremos que empieza a subir por los bordes y a dorarse. Además veremos que el relleno
comienza a agrietarse. Es normal.
Hay que procurar vigilarla para que no se tueste mucho, en cuyo caso, bajaremos un poco
la temperatura del horno. Para que aguante los 45min o 50min.
El punto de horno se alcanza cuando se pueda ver como está abriendose el relleno, pero
no rezuma líquido. Además, el olor en la cocina os dará también la pista ;-)
Llegados a este momento. Apagamos el horno y dejamos que repose antes de abrir la
puerta y sacarla.
Se puede apagar un poco antes de agotar el tiempo si vemos que se dora mucho, o bajar
la temperatura si vemos que todavía le falta tiempo y está muy dorada.
Por último, una vez que se haya atemperado fuera del horno, le añadiremos la cobertura
de mermelada por encima y la reservaremos en la nevera toda la noche.


Esta tarta está mejor si se come de un día para otro cuando ha reposado en frío.

Receta aportada por David Mostaza Colado


"Con las manos en la masa", un blog para cocinillas 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...